estrategias de inversión
diciembre 2, 2021

Las mejores estrategias de inversión ante el riesgo de ajuste bursátil

Por admin

Es hora de pensar en nuevas estrategias bursátiles. Los mercados financieros han entrado en nuevas fases. Muchas bolsas, luego de un año de pujantes subidas, ahora empiezan a titubear. A esto se añade una tendencia global a la inflación. Asimismo, hay turbulencias económicas en China. Muchos consideran que es hora de ser conservador en el escenario bursátil. No obstante, otros contemplan en esta situación un verdadero mar de oportunidades.

Una de las principales causas de la hecatombe es la desconfianza en mercados inmobiliarios de Asia. La gran empresa china, Evergrande, está a poco menos de la quiebra. Los analistas creen que su caída desencadenó un efecto dominó en las demás empresas inmobiliarias de Asia. Por lo tanto, se trata de un escenario marcado por la palabra “nerviosismo”. Es lógico que este nerviosismo haga que las inversiones sean cautas.

¿Cómo invertir en medio de un escenario de dudas?

El negocio bursátil internacional debe ajustarse a la situación. Hay una frase que dice: la economía nunca está mal, solo se mueve de una manera diferente. De hecho, se dice que las grandes crisis funcionan como oportunidades. Por ahora, la gran estabilidad del mercado inmobiliario asiático se está derrumbando. Una situación que está colapsando otros mercados. Debido a su gran tamaño, lo que sucede en territorio chino afecta al resto del planeta.

Semejante situación empuja a indagar nuevas maneras de invertir. Hasta ahora, se han detectado algunas estrategias llevadas a cabo por empresas y negociadores de la bolsa. Vamos a comentarlas a continuación.

Rotación de sector

Simplemente, consiste en mover el dinero de la inversión hacia otros sectores. Tal es el caso de la tecnología, o de negocios en Asia que tienen mucho crecimiento. Un buen ejemplo son las inversiones en empresas como Alibaba, que sin duda está creciendo muchísimo a nivel internacional. También, lo tocante al segmento de las tecnologías.

No obstante, hablamos de una constante rotación. Es decir, no apostar por un único sector. Por el contrario, moverse entre diversos sectores conlleva volatilidad en sus valores. Aquí, el gran problema es que los inversores deben trabajar el triple y hasta diez veces más. Continuamente, se ven obligados a desplazar sus recursos entre distintas bolsas bursátiles.

Jugar con la corrección lateral

La corrección lateral consiste en apostar por cierta estabilidad en el mercado. Es decir, se considera que el escenario inmobiliario asiático mantendrá altas y bajas; pero siempre en un promedio lateral en la representación gráfica de las acciones. Por lo tanto, es importante considerar el promedio. Es decir, ese punto medio a partir del cual vienen las subidas y bajadas de los precios.

Un inversor debe tratar de comprar a la baja, teniendo cuidado cuando se llega al punto medio. Es una estrategia que busca mantenerse, tratar de minimizar la pérdida. No es una estrategia que apunta a las ganancias.

Bonos de alto rendimiento en países emergentes

Son naciones de Asia que no están en la punta de la economía. También, ciertos estados de África. Hablamos de países que suelen tener recursos naturales que tienen una cotización importante a nivel mundial. Igualmente, comienzan a tener una industria capaz de entrar en ciertos mercados. Es decir, son naciones que prometen cierto protagonismo económico internacional.

Para que estas naciones logren catapultar su industria nacional, suelen necesitar préstamos o emitir bonos. Para que estos bonos sean atractivos, ofrecen un rendimiento rápido: tanto en porcentaje de ganancia, como en entrega de ese porcentaje. Por lo tanto, es una manera de sacar el dinero invertido en el mundo inmobiliario asiático; para colocarlo en estos bonos de alto rendimiento. De este modo, no solo se protege el dinero; sino que se logra incrementarlo. 

Apostar por sectores de crecimiento

Ya hemos mencionado el caso de Alibaba en China. Un país que tradicionalmente se dedica a la manufactura, ahora se adentra en la rentabilidad comercial. Es decir, tiende a pasar del sector secundario de la economía al sector terciario. Muchas áreas del sector terciario empiezan a tener auge en el territorio asiático. Otro ejemplo que podemos mencionar es el caso del turismo.

Por lo tanto, muchos inversores están sacando el dinero de las acciones inmobiliarias para colocarlo en estos sectores de crecimiento. Lo hacen porque no quieren desplazar el dinero desde Asia a otros territorios. Asimismo, en caso de una recuperación del sector inmobiliario en territorio chino; es fácil volver a reintroducir el dinero en esas acciones.

Muchas rentabilidades

La situación actual del mercado inmobiliario es clara: en caso de no colapsar, ahora generará menores dividendos. Quizás, lo que se vive en una circunstancia normal. Luego de un auge de crecimiento constante, la capacidad marcada llega a un tope. Ahora, empieza a descender. Por eso, muchos consideran que no se debe apostar a un solo negocio en estos casos. En realidad, lo mejor es tener varias inversiones de baja ganancia; pero entre todas suman una cantidad importante.

El gran tema es que antes se apostaba a un solo negocio o inversión. Todo concentrado en un foco que se sabía generaba ganancias. Ante el cambio de situación, toca ahora moverse de una manera diferente. Ya no se puede tener confianza tan solo en un grupo de acciones. Lo mejor es comprar acciones variadas, constatando siempre la situación de cada una de ellas. Incluso, mirando entre las distintas acciones: su alza o baja en el mercado.        

Apostar al largo plazo

Un último consejo es mirar a largo plazo. Muchos inversores consideran que el mercado chino, tarde o temprano, se estabilizará. Por lo tanto, recomiendan no huir. Es decir, no sacar todo el dinero de las acciones inmobiliarias en Asia. En dado caso, seguir apostando por la corrección lateral. Mantener un porcentaje en esos mercados. En el largo plazo, cuando haya una recuperación, las acciones que se compren hoy multiplicarán muchísimo su valor.

Hay que aceptar que la realidad económica cambió. Se han combinado dos cosas: la pandemia a nivel internacional y el descenso del mercado inmobiliario chino. Corresponde tomar las acciones adecuadas a las circunstancias actuales.