banco BBVA
enero 4, 2022

La receta del equipo inversor de BBVA para combatir la inflación

Por admin

El asunto de la inflación en Europa ha despertado preocupaciones, pero también alienta la búsqueda de soluciones ante la situación. Es así como el grupo de inversiones del BBVA ha colocado una peculiar propuesta. Algunos categorizan estas soluciones como “recetas”, aunque otros consideran que no son tan estrictas, sino que cuentan con un margen de maniobrabilidad en caso de que la estratagema inicial no funcione.

Además, los planes de BBVA no son únicos; sino que juega con variables como: los fondos de inversión y las pensiones. Además, es evidente que la gente de BBVA no cree que el asunto de la inflación sea algo permanente; sino transitorio. Los planes para solventar esta circunstancia se mueven en un sesgo provisional, considerando que la inflación cederá. No se cree que la situación inflacionaria europea persista en el largo plazo.

El asunto de la inflación: algunos números para retratar la situación

La inflación se ha convertido en una variable complicada en la Unión Europea (UE). Se añade el factor de la multitud de países (economías) que integran la UE. Por lo tanto, se calcula una inflación promedio en toda la región; pero la realidad es que cada país de la Unión Europea maneja sus propios índices inflacionarios.

Esta cuestión se complica considerando las zonas donde se usa el euro como moneda común. Hay países con una inflación alta (como es el caso de Polonia) y otros con una inflación más moderada (España). Asimismo, hay naciones con un Producto Interno Bruto (PIB) más alto que otras. Quienes tienen un mayor desarrollo económico, tienden a no querer responsabilizarse por el descalabro monetario de otros. No obstante, no queremos salirnos del tema de la inflación. Veamos este factor discriminado por países de la UE:

  • Polonia 4,4 %
  • Hungría 3,9%
  • Rumania y Luxemburgo 2,5%
  • República Checa 2,3%
  • Suecia 2,1%
  • Alemania y Austria 2%
  • Países Bajos 1,9%
  • Lituania, Bélgica y Croacia 1,6%
  • Eslovaquia 1,5%
  • Finlandia y Francia 1,4%
  • España 1,2 %
  • Estonia y Dinamarca 0,9%
  • Bulgaria 0,8%
  • Italia 0,6%
  • Chipre 0,3%
  • Eslovenia, Irlanda, Portugal y Malta 0,1%

Curiosamente, hay dos países con inflación anual por debajo de cero (0). Son los casos de Letonia (-0,1%) y de Grecia (-2%). Finalmente, resta decir que en el caso de toda la UE la inflación promedio anual es de 1,7%. Esto hace que haya 8 naciones por encima de ese promedio. En el caso de España (con una inflación de 1,2%) se encuentra por debajo del promedio de la Unión Europea.

¿Cómo plantea el BBVA atender el asunto de la inflación?

Esta entidad bancaria y financista sabe que toda inflación merma las rentabilidades reales. Asimismo, sucede que quienes tienen fondos en los bancos tienen un problema: los intereses que tienen por saldos fijos pueden ser menores que la magnitud de la inflación. También, es un problema para los bancos. Los préstamos realizados tienen un porcentaje de interés. Si el porcentaje de interés se resta con la inflación, sucede que la ganancia del banco es menor y eso le resta liquidez.

El equipo del BBVA ha descrito el trasunto de la inflación con la siguiente comparación: “la inflación es como tener un cubo de arena con un agujero en la zona inferior. Si la arena se deja en el cubo, lentamente se va vaciando”. Por lo tanto, una solución para minimizar que la arena se pierda es mantenerla en movimiento. Algo similar hay que hacer con el dinero para mantenerlo a flote en épocas de inflación.

Sin embargo, la realidad es que “no todas las arenas son iguales”. Algunas se van por el agujero del cubo más rápido que otras. Lo mismo sucede con los activos monetarios: algunos se diluyen con inmediatez en un contexto inflacionario. Otros, son más resistentes a esta merma. Justamente, la gente del BBVA ha planteado revisar cómo se comportan diversos activos en medio de la actual inflación europea.

Escenarios para colocar los fondos de pensiones y las inversiones en tiempos de inflación

En ciertos casos, se suele migrar capital hacia países con menos inflación. Por ejemplo, obtener activos en países donde la inflación sea menor al 1%. Algo que ha sucedido con el sector privado español; que ha tendido a llevar su dinero hacia Portugal (Portugal tiene una inflación de 0,1% y España de 1,2%). No obstante, esto es contraproducente para la banca española. Entidades como el BBVA han visto esfumarse su liquidez pues el capital vuela hacia tierras portuguesas.

Por lo anterior, el BBVA ha planteado a sus clientes colocar sus fondos de inversión y pensiones en sectores que resisten la inflación. Se trata de inversiones temporales, pues una vez finiquitada la racha inflacionaria estas inversiones y pensiones regresan a los modos bancarias. Veamos algunas consideraciones al respecto:

  • Los activos que mejor toleran momentos de inflación son los del sector inmobiliario. A esto se une un claro repunte del interés inmobiliario en ciudades como Madrid.
  • Otros activos que cuentan con excelente performance en contextos de inflación son aquellos relativos a la generación de energías, como por ejemplo la electricidad.
  • Asimismo, el sector de materias primas es una interesante opción. Estas materias primas siempre se mantienen a un precio equiparado al margen de la inflación.
  • Desde el punto de vista bancario, lo mejor son bonos a corto plazo. Una vez vencidos estos bonos, se reintroduce de nuevo el capital de inversión a un nuevo perfil de bonos, ajustado al nuevo margen inflacionario. Durante épocas de inflación, no hay que hacer nada a largo plazo.

Es así como surge el concepto de “bonos en periodos de inflación”. No obstante, tales bonos son muy onerosos de pagar por las entidades bancarias. Por eso, la estrategia del BBVA finalmente es la siguiente: usar la mitad del capital (inversiones + fondos de pensión) en los bonos a corto plazo. La otra mitad, el banco ayuda a sus clientes a colocarlos en los sectores previamente mencionados: inmobiliario, generación de energías y materias primas.