comisiones bancarias
noviembre 12, 2021

¿Cómo evitar grandes comisiones en las cuentas bancarias?

Por admin

Generalmente las personas olvidan que tener una cuenta bancaria también significa asumir  algunos gastos por concepto de su mantenimiento. También estos pagos deben hacerse cuando hacemos solicitudes de algunas funciones y transacciones específicas. Cualquier movimiento que se realice podría tener un porcentaje extra que suele pasar desapercibido.  

Las comisiones de mantenimiento en algunas instituciones bancarias han subido en los últimos meses, y no son los únicos cobros vinculados a las cuentas bancarias. También hay que tener en cuenta que las políticas bancarias se están endureciendo con respecto a cómo debe usarse las cuentas.  

Por ejemplo, encontramos bancos que exigen tener una domiciliación de nómina e ingresos periódicos fijos; todo ello con la finalidad de poder evitar algunas comisiones. Cada banco fijaba sus normas, pero no siempre sus clientes pueden asumirlas. También está el caso de aquellas entidades que exigen a sus clientes tener una tarjeta de débito activa y con movimientos regulares. Los más exigentes pueden incluso solicitar la petición de algún producto adicional como una hipoteca, un producto de inversión, un préstamo o incluso un seguro. 

Además, se debe tener en cuenta que dichas solicitudes de productos suelen tener un importe mínimo y un gasto mínimo en un período de tiempo determinado. Para quienes no están familiarizados con estas medidas pueden resultar ilógicas e incluso que están perjudicando su estabilidad económica. 

Algunos lo ven como una serie de medidas que tratan de incentivar al cliente a que invierta en productos que generan mayor rentabilidad a los bancos. Ejemplos de este tipo son los fondos de inversión. Son varios los productos que ofrecen una renta fija y que son carteras más diversificadas. En parte los clientes pueden beneficiarse al invertir su dinero en productos con un gran margen de rentabilidad, tanto  para los titulares y como para las entidades. 

Consejos para evitar grandes comisiones en las cuentas bancarias

Son varias las alternativas que se tienen que poder ayudarnos a pagar menos comisiones a las entidades financieras. De acuerdo a los resultados mostrados en investigaciones recientes, se puede afirmar que las comisiones de mantenimiento han aumentado un 78% en los últimos meses. Es una diferencia abismal si se compara con el 26% del año 2011. 

Una de las principales tácticas que podemos utilizar es la domiciliación de una nómina, ya que es una de las exigencias que la mayoría de las entidades bancarias españolas solicita. Cuando una cuenta nuestra domiciliada los bancos proceden a cobrar un porcentaje de mantenimiento, que puede representar un gasto anual de 70 a 85 Euros

Además, algunas de estas instituciones dejan de cobrar por las transferencias sí las nóminas son domiciliadas en el mismo banco. Esto es un beneficio porque generalmente se cobra aproximadamente el 0,60% del monto total de la transferencia, cuando no está domiciliada en la misma entidad bancaria. 

Otra alternativa es hacer la solicitud de la apertura de un crédito, porque se ajusta a las condiciones especiales asociadas a los préstamos. Los bancos las ofrecen para clientes jóvenes, así como también para pequeñas empresas y autónomos. Asimismo, las comisiones suelen ser bajas y flexibles 

Los clientes también pueden solicitar cuentas remuneradas, dichos instrumentos bancarios se pueden cancelar en cualquier momento. Pero además es posible retirar dinero en efectivo de forma parcial o total, esto sin ocasionar canciones que afecten la rentabilidad del producto. También lo más recomendable es tener una sola cuenta en vez de varias, lo que disminuye los gastos de mantenimiento o anuales. 

Por otra parte, también puede ser de ayuda tener un saldo elevado en la cuenta para luego poder negociar las comisiones. Actualmente la mayoría de los bancos a nivel global solicita tener un saldo mínimo en la cuenta para poder evitar el pago de ciertas comisiones. El problema surge cuando dichos montos exceden la capacidad adquisitiva del cliente, por ello en algunos casos puede no ser la solución para ellos.