ahorrar
noviembre 16, 2021

10 consejos para ahorrar en tiempos de Covid

Por admin

La pandemia del coronavirus tomó a todos por sorpresa. A inicios del año 2020 ocurrió este gran cambio que marcaría un antes y un después. No sólo desde el punto de vista social, ya que el modo en que interactuamos y vivimos en sociedad ya no sería igual. También desde el punto de vista económico porque el trabajo presencial será reemplazado por un modelo híbrido, donde el teletrabajo tendría mayor prioridad. 

También es un gran momento de crisis porque varios puestos laborales se perdieron durante este periodo. Por consiguiente, varias familias y trabajadores debieron enfrentar la incertidumbre de hacer frente a la pandemia sin tener ingresos fijos. Esto ha supuesto que haya un incremento en la desigualdad social, los estratos sociales más desfavorecidos siguen siendo los más vulnerables ante esta situación. 

Son varias las repercusiones que ha tenido la pandemia por el Covid-19. Ahora se estima que haya un rebrote, una situación ante la cual pocos pueden salir airosos. Tanto el sector público como el sector privado han tratado de afrontar el impacto económico que ha supuesto para ellos. No solo por las pérdidas económicas con la disminución de los ingresos, sino también porque la población trabajadora que antes laboraba de forma presencial ahora enfrenta dificultades para poder hacerlo. 

Por otra parte, son pocas las personas que pueden adaptarse al trabajo a distancia por la falta de recursos. Son pocos los hogares que poseen las herramientas necesarias para hacerlo posible. Y tampoco todas las empresas pueden abastecer a sus empleados con los equipos y materiales. Esta es una situación conflictiva para todas las partes. 

Ante esta situación, lo mejor que se puede hacer es tomar medidas preventivas que nos ayuden a mantener cierta estabilidad financiera en tiempos de Covid. A continuación presentamos algunos ejemplos que son útiles para ahorrar y ayudar con la economía del hogar. 

1 Usar nuestros ahorros sabiamente

Antes de que comenzara la pandemia, para muchos era más fácil lograr ahorrar dinero. Es muy probable que una gran parte de la población haya logrado ahorrar lo suficiente durante los meses anteriores a la pandemia. Esta capital debe ahora usarse como una fuente de financiamiento de emergencia. 

Esta es la gran importancia que tienen saber ahorrar, porque en tiempos de crisis son la salvación de la economía del hogar a la que muchos van a recurrir. Lo importante es que cada suma debitada en algún momento será restituida. 

2 Continuar con los planes de inversión 

Si antes de la llegada de la pandemia ya día hemos realizado una inversión debemos dejar que siga su curso. No debemos deshacer aquellos planes de negocio que en algún momento consideramos que eran rentables. Se suele aconsejar que en estas constancias cualquier posible fuente de ingresos no debe ser descartada. Este es un buen ejemplo, ya que podemos aprovechar para obtener un cierto margen de recuperación. Generalmente cuando se decide vender acciones en momentos de pánico se suelen generar grandes pérdidas económicas. 

3 Pagar las deudas pendientes y evitar tener otras nuevas

Las deudas son un problema común, y generalmente son la principal causa de la inestabilidad económica familiar. Si en un momento previo a la pandemia estamos en planes de finiquitar el pago total de todas las deudas, entonces debemos seguir con este mismo plan. Cuando solventar los problemas de este tipo es más fácil lograr mantener una estabilidad constante en las finanzas personales. Por otra parte, también podemos evitar tener que pagar por las comisiones y los intereses que pueden generar estas mismas deudas. 

4 Negociar con los acreedores

Sí tenemos deudas ante nuestros acreedores debemos hacerles comprender que estamos enfrentando serias dificultades económicas. Al encontrar soluciones que ayuden a ambas partes es más fácil que eventualmente podamos lograr pagar el total de lo adeudado. Es importante tener una constancia escrita en donde establezcamos cuáles son las obligaciones que ambas partes deberán cumplir. 

5 Negociar son el banco

Debido al gran impacto de la crisis ahora la moratoria de las hipotecas y otros tipos de préstamos deben renegociarse. Igualmente, es el caso de las líneas de crédito. La idea es lograr negociar con la entidad financiera para obtener una solución provisional, así como suavizar los términos y condiciones del acuerdo

6 Crear un presupuesto familiar

Antes de la llegada de la pandemia eran pocas las familias que seguían un presupuesto o familiar mensual. ahora están viviendo las consecuencias al no lograr estabilizar sus finanzas personales. Esta es la gran ventaja que ofrece conocer el propio presupuesto o familiar. Al saber realmente cuáles son nuestros ingresos, también podremos saber cuáles son los gastos que podemos asumir

7 Priorizar los gastos más importantes

En tiempos de Covid la prioridad en gastos se resume al pago de servicios básicos y la adquisición de alimentos. Todos los suministros que son básicos para el hogar deben garantizarse. En algunos casos es probable que debamos sustituir algunos alimentos por otros más económicos. A ellos les sigue el pago de deudas, hipotecas y otros préstamos. 

8 Pagos fraccionados

Se sugiere fraccionar los pagos de los impuestos e incluso de los seguros. De esta podemos disponer de un capital con el cual podamos cubrir otros gastos. Es decir, la idea es que podamos hacer ajustes que garanticen una mejor distribución del dinero. 

9 Disminuir en gastos por concepto de compras, ocio y tiempo libre

Lamentablemente en tiempos de crisis se deben tomar decisiones drásticas. La inversión que ocasionalmente hacemos para comprar ropa o ir al cine no son precisamente una prioridad. No necesariamente significa que deben eliminarse por completo. En cambio, se aconseja planificar cuál es la cantidad de dinero que se puede destinar a estos gastos y ajustarse a ese presupuesto. 

10 Aplazar las compras financiadas 

Aplazar cualquier tipo de financiación que habíamos previsto, ahora nos podría ayudar a ahorrar. Ejemplos de este tipo son la compra de una vivienda o de un coche. Toda financiación conlleva algún tipo de riesgo, algo que las personas suelen ignorar. Es cierto que a corto plazo son de mucha ayuda para salir de un apuro económico, pero a largo plazo son deudas que suelen ser difíciles de saldar.