5 SuperPoderes para buscar empleo

 
"Un héroe es una persona corriente que encuentra la fuerza para soportar y perseverar a pesar de los abrumadores obstáculos" Christopher Reeve.

Imagina que eres una persona normal con defectos y virtudes, que vive en la magna ciudad de Barcelona y que está buscando empleo de forma frenética.

Un día, por avatares de la vida, pasas cerca de la Torre Agbar donde, secretamente han estado experimentando con rayos Gamma (suena bien pero nada más jejeje).

Es tal la exposición que sufres a dichos rayos que no solo no mueres, sino que además te conviertes en un superhéroe con una serie de superpoderes que te ayudan a encontrar empleo de una forma mucho más fácil y sin casi daños colaterales.

La timidez y el miedo han desaparecido y con nuevas fuerzas encaminas tus pasos hasta la Oficina de Empleo donde encuentras una gran cantidad de ofertas de trabajo en Barcelona.

Pero... eso solo es el comienzo. Has dado el primero paso superando un gran obstáculo, pero te queda un gran camino por recorrer.

Buscar... y sobre todo encontrar trabajo, requiere de una paciencia, una dedicación, una constancia y sobre todo... una resistencia mental que más que ser indestructibles necesitamos ser superhéroes para poder soportar la tarea titánica que se nos ha encomendado...

...y dado que has sufrido una metamorfosis que te ha otorgado una serie de superpoderes, necesitarás descubrir cuales son y sobre todo como usarlos.

Recuerda...

"Un gran poder conlleva una gran responsabilidad" Tío Ben

Super-Poderes para encontrar empleo


De camino a casa estás tomando conciencia de lo que te ha ocurrido.

Ves las cosas de otra forma, te sientes con más energía, mas capaz de ti mismo y lo que es más importante ya no te sientes solo.

El sentimiento de soledad que te había acompañado durante todo el proceso de desempleo ha desaparecido como por arte de magia y las ideas negativas que ello te provocaba se han transformado en una nueva forma de ver las cosas.

Organización


Entras en tu casa, cierras la puerta y te quedas de pié en el salón mirando todo lo que te rodea.

Estás siendo consciente del desorden que ha provocado en tu vida la depresión que por tanto tiempo te ha acompañado. Eso debe acabar.

"Eres mucho más fuerte de lo que crees y de lo que imaginas." Superman

En apenas unos minutos, y con fuerzas y ánimos inusitados, recoges la ropa que está amontonada encima de un sofá y la metes en el cubo de la ropa sucia.

Con diligencia reúnes en un solo montón las cartas de los bancos, las eléctricas y demás facturas que te han ido llegando con el paso del tiempo y que con desesperación has ido ocultando entre los libros.

Pones la fregona a trabajar y después de unos pocos minutos, y alguna que otra inhalación de legía que no te ha provocado efecto alguno, dada tu nueva condición de superhéroe, dejas el suelo que por tantos meses se había llenado de suciedad en un espejo capaz de relucir durante años.

Así pues... después de una mañana de trabajo y organización, dejas la mesa de trabajo despejada para ponerte manos a la obra.

Concentración


A la hora de redactar la carta de presentación y el consabido currículum estás experimentando una transformación, una epifanía.

Te da miedo comenzar. Nunca has sido bueno redactando y mucho menos hablar de ti. Tienes miedo (es normal), pero pones manos a la obra sin pensar en qu

"A veces tienes que dar un salto de fe primero, y luego viene la parte de la confianza más tarde." Superman

En el colegio eras incapaz de concentrarte más de dos minutos en una misma cosa, y en el instituto más o menos igual.

Solo en el Ciclo Formativo que cursaste pudiste llevar la concentración que tan esquiva te era a cotas muy superiores a las que estabas acostumbrado, pero... desde la irradiación de los rayos Gamma al cruzar el umbral de la Torre Agbar las cosas han cambiado.

Los gemidos, ladridos, gritos y demás sonidos generados por tus vecinos y que antes te molestaban en demasía, ahora son música para tus oídos.

No hay nada que rompa tu concentración.

Tienes una meta y la vas a cumplir. Has de escribir tu carta de presentación y actualizar tu currículum y si puede ser con algo de StoryTelling mucho mejor.

Planificación


Ya tienes gran parte del trabajo hecho y te paras delante del ordenador pensando en cual es el siguiente paso a seguir en tu nueva etapa vital.

La conclusión es... la planificación.

Has de plantearte tu nuevo Yo como si fuese un trabajo.

Nada de levantarse a las tantas sin ganas y sin ánimos. Eso queda para las personas normales y dado que ahora eres un superhéroe, has de usar los superpoderes que la suerte te ha otorgado.

"Vas a cambiar el mundo." Superman

Te pones manos a la obra y planificas tu jornada laboral.

Te levantas todos los días a la misma hora sin hacer distinción entre las noches de insomnio o no. Siempre a la misma hora.

Todos los días envías o llevas un número determinado de cartas de presentación acompañadas de tu Currículum Vitae a posibles empresas que te contraten.

Y... sobre todo...

Todos los días sales de casa, aunque lo que haces puedas hacerlo desde casa. Una nueva energía te pide salir de las cuatro paredes que te han visto nacer, para así llenar tus pulmones con nuevas energías.

Pero... recuerda.

"Planeamos días y días y cuando llega el momento, procedemos a improvisar." Quicksilver.

Consciencia


En tus paseos, y en las idas y venidas de llevar este o cual currículum percibes las cosas de otra manera.

La mirada perdida, y la mente llena de ruido, han desaparecido como por arte de magia.

"¡Mi sentido arácnido esta en alerta!" Spiderman

Tus pasos son lentos pero decididos, y cada cosa que encuentras en tu camino es un nuevo mundo por descubrir.

Miras las plantas de los parques, los bancos llenos de cagadas de palomas, la ropa tendida en los balcones de los edificios, las personas que pasan a tu alrededor, la chica concentrada en su móvil que pierde su bufanda y a la que ayudas a recuperarla...

En definitiva... disfrutas del camino que has tomado y sacas provecha de las pequeñas cosas de la vida. Todo es un nuevo mundo por descubrir.

Ira


Cuando eras una persona normal, una de las cosas que te hacía encontrar tu Yo negativo era la consabida pregunta...

- ¿Y tú? ¿A que te dedicas?

No sabías que responder y aunque hacías algún trabajillo, en muchas ocasiones explicarlo era más estresante que el propio hecho de quedarte callado.

No sabías como salir de aquella situación social, por lo que con el paso del tiempo te fuiste aislando poco a poco hasta no tener contacto con el mundo exterior.

"¡Hulk solo quiere que lo dejen en paz!" Hulk 

Si no tenías contacto con más gente, no había peligro de sufrir la humillación y comentarios de los demás. ¿No?

Pero has sufrido una transformación que te lleva a una metamorfosis llena de Ira capaz de acojonar a todo aquel que tienes a tu alrededor.

Esa Ira no será una Ira incontrolada, sino una Ira canalizada capaz de tapar y ocultar el sentimiento de frustración y decepción que has sufrido durante tanto tiempo.

Pero... ¿Cómo la oculta?

Ahora... cuando sales a la calle y te encuentras con conocidos, amigos y familia, este tipo de preguntas y otras interacciones sociales no te llevan a la depresión.

Por el contrario, con cierto autocontrol, esas preguntan se transforman en Ira y esa Ira se aprecia en tu cara.

Con decisión respondes sin titubeos. Ya no tienes miedo a los comentarios  y cuchicheos tu Ira interior te hace indestructible ante todo aquella hostilidad exterior, eres un hombre nuevo, un hombre capaz de avanzar en la vida sin miedo y lo más importante, con decisión y esperanzas en el futuro.