Ventajas y desventajas de montar una franquicia


En estos tiempos de crisis, el autoempleo parece ser la única forma de creación de empleo fiable a corto y medio plazo.

No quiero decir que sea seguro dicho empleo, pero si que ha generado gran parte de los puestos de trabajo que se han creado en este país recientemente.

Si alguna vez has pensado en abrir un negocio propio, te habrás dado cuenta de que a nivel logístico, empresarial y de marketing es una verdadera locura.

Muchas veces el sector no suele ser el adecuado, las ideas no suelen ser las más idóneas, o incluso la imagen no es la más acertada. No quiero decir con ello que todo el que emprende se equivoca, sino que se corren riesgos a veces innecesarios.

Si tus conocimientos de dichos temas es algo limitado, puede que abrir una franquicia pueda ser tu solución.

y tu me dirás...

¿Qué es una franquicia?


Una franquicia es la relación empresarial entre tú (franquiciado) y una empresa consolidada (franquiciador), para poder usar su marca, imagen y otro tipo de productos relacionados con el franquiciador.

Pero como suele ocurrir en toda relación empresarial, una de las partes tiene que pagar una cantidad de dinero para poder usar el producto de la otra parte.

En este caso el franquiciado (osea tú), tendrás que pagar una cantidad de dinero por usar la marca del franquiciador.

¿Qué ventajas tienes ser franquiciado?


La primera de las ventajas es poder usar la marca y todo el potencial de dicha marca en tu negocio.

Imagina que eres fan de un restaurante de comida rápida en particular, y, a la vez, estás buscando una idea de negocio en el que invertir tus exiguos ahorros.

La franquicia de dicho restaurante te permitiría montar el tuyo, usando su marca, su imagen, su publicidad y muchas otras cosas, con el potencial que eso conlleva.

La segunda de la ventajas, es que minimizarías los riesgos de comenzar un negocio propio, con una marca desconocida.

Si no eres muy avezado en dicho sector, la franquicia se perfila como el modelo de negocio más adecuado a tus intereses.

¿Qué inconvenientes tienes ser franquiciado?


El primer inconveniente, es que no eres el propietario de la marca que hayas. Por lo tanto, no tienes el control de la misma y, en cierta medida, no podrás tomar tus propias decisiones.

Pero... dado que dicha marca te ofrece todo su poder de imagen y atracción, ¿quién necesita tener el control?

El segundo y último de los inconvenientes, que es más que aceptable, es el hecho de pagar por usar la marca.

Es lógico pensar que, si vas a usar una marca en cuestión, tengas que pagar por usarla, pero no solo pagarías por poner el cartel en la entrada de tu local, sino que ese pago incluiría el asesoramiento en acciones publicitarias, asesoramiento para encontrar el mejor local, e incluso, al ser una gran empresa, tener acceso a la mejor financiación como franquiciado.

Relación entra Franquiciador y Franquiciado 


Esto es algo que he ido contándote durante esta entrada, pero nunca está demás comentarla un poco más.

La relación empresarial que tendríais, sería de beneficio mutuo.

Una gran empresa, que quiere expandirse, necesita de un gran capital para lograrlo.

Con la franquicia, dicha empresa logra expandir su marca, aportando menos dinero por su parte y ganando dinero con ella.

En el caso del franquiciado, no solo se beneficia de usar una marca consolidada, sino que tendría detrás el asesoramiento profesional, y la alta rentabilidad que podría generarse de dicha relación.

¿Estás pensando en abrir tu propia franquicia?