La verdadera historia de "El Golpe" - La estafa del Telegrama


"Las mentiras eran la base de mis tramas. La mentira es cautivadora, un invento que, adornado, se puede convertir en fantasía. La verdad es fría, la realidad tal cual, no tan fácil de asimilar. Una mentira es más agradable. La persona más detestable del mundo es la que siempre dice la verdad".
Joseph “Yellow Kid” Weil

Joseph “Yellow Kid” Weil es uno de los grandes estafadores de la historia. 

Como todo estafador, nadie nace sabiendo, y poco a poco, y con timos y estafas menores, se fue haciendo un nombre entre los compañeros de profesión y las autoridades policiales.

La mayoría de sus estafas tenían como victimas a personas con ganas de hacerse ricos de forma fraudulenta y poco ética. En palabras de Yellow Kid:

"Nunca he timado a un hombre honesto, solo a granujas. Ellos querían algo a cambio de nada y yo les daba nada a cambio de algo."
Joseph “Yellow Kid” Weil

Gracias a esas personas, Yellow Kid perpretó una serie de estafas maestras entre las que se encuentra la estafa del Telegrama.

Pero... ¿En que consiste dicha estafa?

Para responder a dicha pregunta te responderé con otra pregunta.

¿Has visto la película "El Golpe"?

La película en cuestión, protagonizada por Paul Newman y Robert Retford, trata de un timo magistral, que curiosamente está basado en el timo del Telegrama creado por Yellow Kid.

Si no la has visto te lo aconsejo y aunque modifica ciercos aspectos de la estafa original de Joseph “Yellow Kid” Weil para hacerla mas adaptable a lo que es una película, su trama y la esencia se mantienen inalterables.

Pero... ¿en que consistió "El Golpe" de verdad?

A principios del siglo XX el juego era legal en Estados Unidos.

Las apuestas se podían gestionar en gran cantidad de negocios y siempre de forma legal y de cara al público.

Los resultados de las carreras de caballos eran comunicados a las casas de apuestas gracias a la Western Unión.

La idea era muy sencilla

Debía hacer creer a un incauto, que Yellow Kid tenía un "amigo" en la Western Union y que este amigo podía retrasar la comuncación de los resultados unos minutos, tiempo suficiente para informar al estafado para que realizara una apuesta millonaria.

Esa era la historia que debía creer la víctima, pero la realidad era que no había tal amigo en la Wester Union ni tal casa de apuestas.

La casa de apuestas era un salón de un hotel preparado y decorado como una casa de apuestas, y los más de 100 apostadores de la casa de apuestas, eran actores contratados por el lider de la estafa, informandoles de que era una ctuación de prueba para una futura obra de teatro.

Los resultados se le hacían llegar a la víctima que con ganas de ganar mucho dinero intentaba apostar en la casa de apuestas falsa, pero algo ocurría. La gente, agolpada en lal ventanilla de apuestas, no le dejaban llegar a tiempo de realizar la apuesta.

La víctma no había podido hacer la apuesta, pero el supuesto amigo de la Western Unión y algún que otro intermediario inventado habían hecho su trabajo y querían cobrar.

El incauto pagaba pensando que, aunque no había ganado dinero y había tenido que pagar, podía volver a apostar en el futuro y recuperar el dinero perdido.

Craso error.

Fuentes: Leyendas y Fábulas, Curistoria, Barco Más Grande