El fin del mundo por culpa de un reloj


Hay un reloj en este país que rige un sin fin de actos cotidianos. Si ese reloj se para por alguna razón, o se estropease sin remisión, échate a temblar porque el mundo tal y como lo conoces ha llegado a su fin.

Relaciones frágiles


El mundo tal y como lo conocemos es un entramado de relaciones frágiles.

Las relaciones no solo son de tipo personal, sentimental o afectivo, sino que pueden ser de tipo tecnológico a niveles insospechados.

Hoy día la administración Española, como las demás administraciones del mundo, se fundamenta básicamente en la tecnología.

Sin un ordenador, sin un servidor de datos y sin un monitor donde leer esos datos, el funcionario de turno poco o nada podría hacer en este u otro país tan tecnificado.

Ya se que siempre hay papeles sobre la mesa, que todavía muchas oficinas privadas y públicas necesitan de ellos para operar, y sustentarse, pero en el fundo, el ordenador y la informática dicta las normas de lo que se debe hacer, de donde se debe hacer y de cuando se debe hacer.

El cuando


El cuando es la cuestión de la que te quiero hablar.

La administración del estado, al igual que el resto de las administraciones internacionales, gestiona y certifica como oficial un sin fin de parámetros que nosotros, en nuestra ignorancia percibimos como cuestiones banales.

Hoy día el "Real Instituto y Observatorio de la Armada en San Fernando se encarga de la difusión de la hora legal en España." Eso quiere decir que la hora por la que se rige España, es única y exclusivamente la que dice el ordenador de dicho instituto.


A veces tienes el reloj adelantado cinco minutos, para llegar a tiempo al trabajo o a la escuela, otras veces no sabes la hora que es, por culpa de la pila o la batería e turno, pero sea la hora que sea en tu reloj o en tu mente, la administración marca la hora real por la que se rige y hace regir este país.

Todas las transacciones de información, que realiza la administración, se certifican mediante este reloj. No puede hacer hacer transacciones de documentación, información o toda clase de elementos sin un certificado con la hora del Real Instituto y Observatorio de la Armada en San Fernando.

La declaración de la renta, el pago de impuestos y tasas, la devolución de dinero por parte del estado, la administración normal y cotidiana de un ministerio, consejería o ayuntamiento... las multas de la DGT, el registro de propiedades, los plazos de la ventanilla electrónica... todo esto y mucho más se paralizaría si el reloj en cuestión se apagase por cualquier razón.

El Reloj


Terminal de uno de los relojes
Imagina el caos que se crearía por algo tan banal como que un reloj (no es un relajo cualquiera) dejase de funcionar.

En total hay 6 relojes atómicos (también llamados relojes de haz de Cesio) que marcan la hora, el minuto y el segundo. Esas particiones temporales siempre duran igual, a diferencia del resto de los relojes que se ven afectados por toda clase cuestiones.

Esto relojes marcan el patrón hora de por el que se rige nuestro país, siendo contrastados en todos momento con otros relojes repartidos por todo el globo.

No se cuanto cuesta un rolex, pero si se que el reloj principal de este centro cuesta en torno a 450.000 euros, que solo tiene una duración de 50 años y que la pieza principal ha de cambiarse cada cierto tiempo (siete años) a un coste de 80.000 euros cada vez.

No está mal el relojito ¿verdad?

Fuentes: El Mundo, Felipedia