Lily Allen rechazó 100.000 Bitcoin por cantar en Second Life


"Cuando tiene que decidir el corazón es mejor que decida la cabeza." Enrique Jardiel Poncela

Lili Allen, rechazó, en el año 2009, una "fortuna" de Bitcoins, por realizar un concierto en el mundo virtual Second Life.

Puede que me haya pasado con el titular, pero 90.000.000 dólares son muchos dólares, aunque en el año que Allen rechazo realizar el concierto a penas tenía un valor de 800 dólares.

Hagamos un poco de memoria


Lili Allen es una joven cantante británica, hija de la productora de cine Allison Owen y del comediante Keith Allen, que poco a poco y a fuerza de éxitos se abrió camino en el duro mundo de la música.

Creo que con unos padres como los suyo tan duro no debió ser, pero con singles como Smile de 2006 y No Fair de 2008, el mérito es más que merecido.

Allen, era una joven de éxito que recibía innumerables ofertas para actuar en todo tipo de eventos.

Un día le llegó una oferta seria de un hombre sin identificar, que le ofrecía la cantidad de 100.000 BTC por cantar en Second Life.

La idea era muy sencilla, ponerse delante del ordenador, manejar su avatar en el mundo virtual y cantar por medio del micrófono.

En aquella época el valor del Bitcoin rondaba los $0.008 y ahí estaba el problema. Los 100.000 BTC tenían un valor de tan solo 800 dólares y como no podía ser de otra forma, a Allen eso le parecía muy poco.

La historia quedó oculta hasta que cerca de 5 años después, Allen hizo mención al "Incidente" con un tuit:


En la fecha en la que Allen subió su tuit, el Bitcoin rondaba los 900 dólares. Estamos hablando de 90.000.000 dólares.

Normal Lily se arrepintiese de haber rechazado el contrato.