Privatizaciones en tiempos de crisis


Los estados siempre han sido garantes de una serie de servicios a los ciudadanos. Servicios esenciales y no tan esenciales que nos ayudan en nuestra vida cotidiana.  La Sanidad, Transporte, Comunicaciones, Loterías y apuestas... y la lista se puede hacer inmensa. Todos estos servicios, y dependiendo del país en el que nos encontremos, serán adjudicados de forma pública (el estado se hace cargo de la gestión y gastos) o de forma privada (una empresa privada se hace cargo de la gestión y los gastos). También nos encontremos con puntos intermedios donde la gestión es privada y la titularidad es pública, pero eso es otra historia.

En tiempos de crisis nos encontramos con que la mayoría de los estados y gobiernos del mundo se dedican a privatizar todo o parte de lo que se controla (a excepción de Venezuela que no para de nacionalizar).

Este es el caso de España. País que pasó de una des-aceleración económica a una crisis galopante y donde la falta de dinero hace que el gobierno piense en privatizar ciertos aspectos que en tiempos de bonanza no habrían sido planteados para dicho acto.

En pleno pensamiento de privatización nos encontramos con cosas tan peculiares y tan importantes como la Lotería Nacional y el registro de ISBN. A estas cuestiones puedo introducir temas tales como Correos de España pero eso sería meterme en "camisa de once varas" y ahora no estoy como para plantear dichas cuestiones.

La felicidad sale cuando menos la esperamos.

La Lotería Nacional, como ya expliqué en una entrada anterior, es una inyección de dinero rentable y estable para el estado. En esta punto nos encontramos con que España recauda anualmente más de 2900 millones de euros (año 2008) gracias a que mucha gente se quiere hacer millonario de la noche a la mañana. Ya se que es complicado que eso pase, pero desde luego la esperanza es lo último que se pierde y en tiempos de crisis las ilusiones son muchas y las esperanzas grandes.

Queramos o no son unos ingresos seguros que repercuten en todos los ciudadanos. Ya se que 2900 millones de euros no solucionan la crisis pero desde luego ayudan un poco. Menos da una piedra.

La cuestión principal es la liberalización del sector dando mas facilidades al consumidor a la hora de comprar boletos o participaciones y por tanto la pérdida de exclusividad de administraciones y demás personas que están ligadas a este mundo. Muchos puestos de trabajo peligran, la recaudación del estado será menor, pero... el dinero que el estado se metería en el bolsillo por esta operación no solo sería cuantiosa, sino que sería rápida.

A parte de la recaudación inmediata de dinero por parte del estado por la privatización ¿que otros beneficios habrá?

Un pequeño gráfico de como leer un ISBN

El registro de ISBN es otra de las cosas que más me han llamado la atención. Para el que no lo sepa, el ISBN es un número (como si fuese el DNI de cada libro) que se da a cada nueva publicación que se haga en nuestro país y en el resto del mundo. Digamos que es como el número de identificación de ese libro o publicación, es único y no se puede repetir.

Dicho registro hasta ahora se controlaba desde el ministerio de Cultura de España (en España claro) mientras que en el resto de Europa eran las Federaciones de Gremios de Editores los que hacían dicha tarea. Dentro de poco será ese órgano en este país el que se encargará de dicha gestión por lo que la gratuidad del registro desaparecerá. No será como en el caso de Alemania donde la Inscripción cuesta más de 100 euros, pero algunos centimillos tendremos que apoquinar por cada nueva creación.

No es que sea mucho ahorro para el estado la privatización del ISBN, pero si vale para dedicar una cantidad de dinero a otras tareas más importantes.

Recordar que aquella persona que haya registrado una publicación en el ISBN puede ponerla en su Currículum Vitae.

Fuentes: Antena 3 Noticias, El Imparcial, Cindo Días